Capítulo 30: Nuevos buscadores (Epílogo)

(Click en "Seguir leyendo" para leer el capítulo)


El hogar «El Alba» había sido, en un momento, un lugar muy extraño y desconocido para ellos. Ahora, después de haber pasado tiempo en Las Sombras, sentían que el granero era casi tanto su hogar como Rincón de Luz.
Cuando ingresaron, vieron que en la sala principal estaban esperándolos Clarita y los chicos, como si supieran que estaban a punto de llegar. Luego de saludarlos, abrazarlos, y felicitarlos, sintieron que podían volver a respirar.
—Josefita y yo les hicimos este dibujito para que nunca se olviden de nosotros —dijo Josefina, entregándole un papel a Lucas. En él estaban dibujados todos los chicos (incluyendo a Laura y Mentiritas) junto con Clarita, Joaquín, y dos personas más: un hombre y una mujer.
—Gracias. ¿Quiénes son estos dos? —preguntó, señalando a la pareja. Josefina miró a Nadia con complicidad.
—Sobre eso… —comenzó a decir ella con una sonrisa, y luego miró a Clarita como invitándola a terminar la oración.
—…Les tenemos una sorpresa —anunció.
Los chicos se miraron confundidos.
—¿Qué sorpresa? —preguntó Laura—. ¿Ustedes sabían que íbamos a venir?
—Obvio que sí, piba. —Nadia puso su mano sobre le hombro de la niña. —En la televisión apareció todo sobre la fuga en ese orfanato, y no fue lo único que apareció.
—¿De qué están hablando? No estamos para misterios, acabamos de pasarla muy mal —espetó Malena con poca paciencia—. Digan qué está pasando.
—¡Pueden entrar! —exclamó Clarita.
Entonces, desde la cocina, cruzaron la puerta dos personas que los chicos estaban esperando ver hace mucho tiempo: Soledad y Álvaro. Tras ellos, los siguió Joaquín.
—Hola, chicos —saludó ella.
Sin poder creer lo que estaban viendo, todos corrieron a abrazarlos.
«¡Al fin los volvemos a ver!»
«¡Pensábamos que seguían presos!»
«¿Ustedes no estaban en la cárcel?»
—Tranquilos, tranquilos —dijo Álvaro—. Ya va a haber tiempo para explicaciones.
—¿Qué tiempo? ¡Queremos saber ahora! —exclamó Lucas con alegría—. ¿Ustedes también se escaparon? ¡Y Joaquín está increíble! ¡Es como si nunca se hubiese enfermado!
—Fue un milagro —sonrió Joaquín.
—Pero no se escaparon, a ellos los dejaron salir. Y a ustedes también… casi —dijo Paco.
—¿Cómo? —preguntaron todos los chicos al unísono.
Clarita se puso de pie junto a Álvaro y Soledad y comenzó a explicarle todo a los chicos. —Cuando ustedes se fueron a Las Sombras, Victoria y algunos policías se quedaron acá para buscar a los chicos que faltaban. Ahí vio a Joaquín y, llena de arrepentimiento, me pidió que la grabe diciendo lo mal que se sentía y que le dejaba toda su herencia y la casa de Arboleda 301 a Álvaro.
—¿En serio dijo eso esa señora? ¡Pensé que era una bruja y no tenía corazón! —exclamó Mateo.
—Sí, pero eso no fue lo más impactante —continuó Clarita—. Después vino Juan Ignacio y me obligó a borrar la grabación, admitiendo todo lo que había hecho años atrás. No me quedó otra opción que hacerle caso, pero afortunadamente uno de los policías escuchó toda la situación sin que lo sepamos… hasta esta mañana, que decidió, después de haber sido amenazado para que se calle, romper el silencio y confesar todo. Ahí se decidió inmediatamente que liberen a Soledad y a Álvaro, y que lo detengan a él.
—¿O sea que esa lacra ya está en la cárcel? —preguntó Lucas.
—Sí, y parece que se va a quedar ahí para siempre —aseguró Estrella.
—Apenas nos trajeron de vuelta acá, lo primero que hicimos fue prepararnos para ir a sacarlos otra vez de ese lugar horrible —explicó Soledad—, pero cuando estábamos a punto de salir vimos la noticia de la fuga, así que nos quedamos a esperarlos.
—Entonces, si la casa de Arboleda 301 ahora es tuya, Álvaro… ¿eso significa que ahora vamos a poder volver a Rincón de Luz? —Úrsula se sentía emocionada de solo pensarlo.
—Volvemos a casa, chicos —confirmó él.
Todos festejaron, pero luego vieron la mirada no tan alegre de los chicos del granero.
—No quiero que te vayas de nuevo, Sole —dijo Josefina, abrazando fuerte a su muñeca.
—De todos modos, nadie está obligado a separarse de nadie —intervino Soledad—. Con Clarita estuvimos hablando y lo decidimos bien: cualquiera de ustedes que quiera venir con nosotros a vivir a Rincón de Luz, es bienvenido a hacerlo. Y los que no quieran hacerlo no se preocupen, porque voy a venir a visitarlos siempre que pueda. Yo no me olvido ni me voy a olvidar nunca de mis orígenes.
—¿Cuándo se van? —Paco tenía una expresión dudosa.
—Ahora mismo. El micro sale en cualquier momento.
Nadie dijo nada por varios segundos.
—Yo no podría irme nunca de acá. Es donde crecí, no podría dejar el granero —dijo Nadia.
—Yo igual —añadió Paco—. Ya estoy acostumbrado a esta vida, no creo que pueda cambiarla nunca.
—¿Vos, Estrella? ¡Me encantaría que vengas con nosotros así me seguís enseñando esas cosas del circo! —exclamó Úrsula.
Estrella al principio dudó un poco, pero enseguida se mostró muy segura. —¡Sí, está bien! Yo voy con ustedes. Además me encantaría conocer ese lugar del que tanto hablan.
—A mí me pone triste dejar el granero, pero no quiero separarme otra vez de Soledad. Yo también voy con ustedes —dijo Josefina.
—Bueno, entonces… ¿Están seguros? Ya es hora de irnos —anunció Soledad.
Media hora más tarde, luego de haberse despedido y haber intercambiado varias promesas de reencuentros, todos los viajantes se habían subido al micro. Soledad, Álvaro, Lucas, Malena, Amir, Mateo, Mentiritas, Laura, Úrsula, Lucía, Josefina, y Estrella partían, nuevamente, a su hogar de siempre, aunque para dos de las chicas iba a ser un descubrimiento nuevo.
—Me da un poco de lástima haber dejado a Nadia y Paco solos con Clarita y Joaquín —murmuró Laura en su asiento.
—No te preocupes, ahí todo el tiempo están entrando chicos nuevos. Seguro que en una o dos semanas van a ser más que nosotros —la consoló Mentiritas a su lado.

Y mientras los kilómetros avanzaban, sentían dentro de su corazón que cada vez estaban más cerca de sentirse como en casa nuevamente.

La pesadilla ya había pasado: Juan Ignacio estaba preso, Victoria había dejado su herencia y su casa para Álvaro, y no existía la menor posibilidad de regresar a la oscuridad de Las Sombras. Ahora solo eran ellos, junto a dos nuevos buscadores, camino a Rincón de Luz, para comenzar una nueva aventura. Y esta vez iban a estar más unidos que nunca.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. en el segundo capítulo de la quinta temporada se va a saber qué pasó con él :)

      Eliminar

¿Qué es "Buscá la luz"?


"Buscá la luz" es una historia llena de magia, amistad, amor, y solidaridad.

En ella tanto adultos como chicos aprenden a lidiar juntos con los problemas diarios y terminan por entender que el secreto para una mejor vida se esconde en el niño que cada uno de ellos lleva dentro.

Basada en la exitosa telenovela "Rincón de Luz", una idea original de Cris Morena.

Escrito por Fundador

Twitter

Soñamos juntos con:



Soñamos juntos con:


PLL Arg

Ediciones Frutilla

Una nueva aventura comienza

Letra por letra

Seamos aliados



Seamos aliados


Busca la Luz