Capítulo 16: Jaudín aburrido


Álvaro y Soledad seguían mirando a Betina y Pía con impaciencia. Comenzaban a notar algo raro en ellas. Entonces alguien habló:

—Lo saben porque se los dije yo —mintió Laura. Betina y Pía la miraron sin poder creer lo que estaba pasando.
—Ah, bueno, supongo que eso explica todo —comentó Soledad, como si nada, y el almuerzo continuó normalmente.
Más tarde, cuando se fueron y dejaron a Laura nuevamente a solas con su nueva familia adoptiva, Betina se acercó a ella.
—Gracias por haberle mentido a Álvaro y Soledad. No era necesario, igual, lo que pasa es que no me acordaba cómo me había enterado, pero resulta que lo sabíamos porque…
Laura la interrumpió.
—Está bien, tía. No tenés que darme ninguna explicación. Mentí porque es lo que hay que hacer. Salvarnos la una a la otra y no esperar nada a cambio. Es confiar sin pedir que expliquen nada. Eso es lo que hacen las familias, ¿no?
—Exactamente. Estoy muy orgullosa de vos, sos la mejor sobrina que podría haber tenido.
—Y yo de vos por ser la mejor tía. ¿Sabés qué? Siempre quise tener a mi mamá, pero ahora teniéndote a vos me doy cuenta de que no la necesito: vos y Pía son toda la familia que quiero tener. Y voy a hacer lo que sea necesario para protegerlas —dijo Laura, y abrazó a Betina. Desde la otra habitación, la reacción de Pía oyendo toda esa charla vacilaba entre la risa y la felicidad: Laura estaba dispuesta a mentir por ellas, ya la tenían totalmente engañada. El plan iba marchando totalmente a la perfección.

Esa noche, Úrsula había decidido dormirse temprano. Estaba tan acostumbrada a dormir con ruido alrededor, que muy pocas veces eso era un impedimento para conciliar el sueño, pero los gritos de Malena, más histérica que nunca, fueron la excepción a la regla.
—¡No lo puedo creer! ¡Me estuvo mintiendo todo este tiempo! —exclamaba. Su cara estaba completamente roja, parecía que estaba a punto de llorar. Estrella, a su lado, intentaba calmarla, aunque parecía no estar teniendo mucho éxito en su tarea.
—¿Qué pasó? —preguntó la bruja, acercándose.
—Perdonanos, ¿te despertamos? —preguntó Estrella—. Volvé a dormir, sos muy chica para estas cosas.
—No, ¿sabés qué? —intervino Malena de repente—. Por más chica que sea, Úrsula tiene derecho a saber la clase de persona que la rodea.
Malena le entregó a Úrsula una foto donde se veía a Lucas besándose con Pía. Del otro lado de la imagen, había una firma que le resultaba muy familiar: “Jaudín”.
—¿Quién te dio esto? —preguntó Úrsula.
—No sabemos —respondió Estrella en su lugar—, estaba en su cama. Suponemos que uno de los amigos de Lucas que se preocupa por Malena, y por eso usó ese apodo para firmar. “Jaudín”, qué nombre más raro.
Sin embargo Úrsula sabía muy bien quién había dejado esa fotografía ahí.
—Pero esto no va a quedar así, olvidate —aseguró Malena, poniéndose de pie y saliendo del cuarto.
—¡Esperá! ¿A dónde vas? —Estrella se puso de pie, y observó a Úrsula salir casi al mismo tiempo que Malena.
Ambas entraron al cuarto de varones.
—A vos te estaba buscando. ¡Tenemos que hablar! —dijeron ambas al unísono, dirigiéndose una a Lucas y la otra a Guillermo.
Úrsula tomó al gnomo por el brazo y lo sacó al pasillo a la fuerza.
—¡Pará! ¿Qué te pasa? ¡Estaba a punto de dormir, bruja loca! —se quejó este.
Úrsula le tapó la boca con la mano al instante. —¡Shhh! ¡No digas eso en voz alta! ¿No sabés guardar un secreto?
Guillermo intentó responder, pero como tenía su boca cubierta por la mano de Úrsula no se le entendió nada. Esta finalmente lo soltó, pero volvió a hablar tan rápido que no le dio tiempo a contestar.
—¿Me podés explicar por qué dejaste esa foto ahí, enanito de jardín?
—¿Qué foto? —preguntó, y luego rió a los gritos. —¡Ah, sí! La foto de Lucas y Pía. Fue buena esa, ¿no?
—¡Sos un tarado! ¡Por tu culpa ahora Malena está re mal! ¿Sabés el lío en el que metiste a Lucas?
—Bueno, ¿y yo qué culpa tengo? Está re aburrido todo en esta casa humana, nadie hace nada. Lo único interesante en estos días fueron las peleas, vivir sin poder usar magia es horrible.
—¡¿Y era necesario que firmes?! ¡Ahora van a empezar a preguntar por todos lados quién es Jaudín y te pueden descubrir!
—No va a pasar nada, te ponés nerviosa re fácil. Tenía que firmar sí o sí, porque sabía que así me ibas a reconocer y te ibas a enojar —rió Guillermo.
Úrsula respondió algo, pero Guillermo no pudo entender bien qué dijo porque los gritos de Lucas y Malena del otro lado de la puerta cerrada se hacían cada vez más y más fuertes.
—¡Te digo que eso no es lo que parece! —insistía Lucas.
—¡Basta! ¡Dejá de mentirme! Te pregunté mil veces si te gustaba la estúpida de Pía y todas me dijiste que no. ¡Cobarde!
—¡¿Podés escucharme dos minutos?!
—¡No, me cansé! Pero olvidate, a mí no me vas a seguir viendo la cara de tarada, ¿me escuchaste? Esto se terminó.
Lucas la miró, sintiendo algo dentro suyo que se rompía. —¿Qué querés decir con eso?
—¡Que cortamos! ¡No quiero ser más tu novia, ni tu amiga, ni nada! ¡Para mí a partir de hoy no existís, Lucas Lagos!

Mientras tanto, en la casa de las vecinas, Laura acababa de dormirse luego de que su tía Betina (o al menos quien decía ser su tía) le leyera un cuento. Esta se dirigió luego a su propio cuarto y realizó un llamado desde su teléfono celular.
“Llamando a Juan Ignacio” decía la pantalla.
—Hola. Soy yo —dijo casi susurrando—. No, no puedo hablar más fuerte, sabés que si Laura me escucha se arruina todo.
Esperó un momento mientras Juan Ignacio le decía algo.
—Sí, por eso mismo te estoy llamando, idiota, ¿por qué iba a ser si no? No me interesa en lo más mínimo tu vida.
Recibió insultos desde el otro lado de la línea.
—Bueno, ¿me vas a escuchar o no? ¡Te traigo buenas noticias! Hoy Laura mintió por nosotras, ¡a Álvaro y Soledad! Eso prueba que ya está completamente convencidas de que somos lo más importante que tiene. ¿Sabés qué significa eso? ¡Que una vez que finalice el período de prueba va a ser nuestra sí o sí, sin lugar a dudas ya! ¡Solo nos queda esperar un poco más!
Luego de ese llamado, a diferencia de casi todos los chicos de Rincón de Luz, Betina pudo descansar plácidamente en su cama. Igual que Laura y Pía.
E igual que Juan Ignacio y Pedro.

1 comentario:

  1. Ay, me da tanta lastima Lauri tan ilusionada. No me quiero imaginar cuando se entere de la verdad. ¡Al fin Male supo la verdad gracias a Guille! Me da pena que se separen pero ella se merecía saber la verdad, espero que no me los dejes separados mucho tiempo a mis tortolitos.

    ResponderEliminar

¿Qué es "Buscá la luz"?


"Buscá la luz" es una historia llena de magia, amistad, amor, y solidaridad.

En ella tanto adultos como chicos aprenden a lidiar juntos con los problemas diarios y terminan por entender que el secreto para una mejor vida se esconde en el niño que cada uno de ellos lleva dentro.

Basada en la exitosa telenovela "Rincón de Luz", una idea original de Cris Morena.

Escrito por Fundador

Twitter

Soñamos juntos con:



Soñamos juntos con:


PLL Arg

Ediciones Frutilla

Una nueva aventura comienza

Letra por letra

Seamos aliados



Seamos aliados


Busca la Luz